Vida-en-Muerte

Por Evaristo Carrión

Una parte del viaje hasta la universidad donde dicto clases no es un viaje cualquiera. Con frecuencia me recuerda el periplo existencial de la Balada del anciano marinero, de Samuel Taylor Coleridge. Ese tramo al que aludo está conformado por una franja de doce kilómetros de chabolas, llamadas en Venezuela ranchos. Quizás, como el anciano marinero, esté condenado a contar mi travesía a un convidado sobre la piedra.

No es un periplo ante el cual uno pueda ser indiferente. La violencia reina allí. Puede manifestarse en los más variados modos: en la madre que golpea feroz y repetidamente el brazo del niño que llora; en dos ebrios que luchan, medio atravesados, sobre el asfalto de la carretera; en el motorizado que se estrella contra un auto y vuela por los aires; en dos perros que se destrozan mientras, en torno de ellos, los civilizados aúllan de excitación; o en el chofer que arrolla a uno de ambos perros, mientras se ríe de los agónicos alaridos del animal; en la casa sin frisar, en la escalera a punto de caer, en la mujer que ríe con los dientes desportillados.

En ese mundo, como en el sombrío mar del anciano marinero, todo es evanescente y devorado por la niebla, una niebla de augurio fatal. Y uno se pregunta: ¿quién mató al Albatros, signo de salvación? Cuando cruzo ese mundo, no pocas veces recuerdo los versos de Coleridge: «Con las gargantas resecas, con los labios negros / no podíamos ni reírnos ni gritar».

Y de pronto emerge en el horizonte de ese mundo la visión de Coleridge sobre la muerte, desoladora: un bajel que tenía telarañas por velas, con las cuadernas a la vista –como un esqueleto– por entre las que el sol asomaba «como por rejas de cárcel». Dos misteriosas mujeres son toda su tripulación: Muerte y Vida-en-Muerte. La muerte se apersona en este brumoso mundo bajo diversas apariencias, algunas muy obvias y frecuentes: un niño abaleado, un motorizado destrozado, un padre de familia asaltado y tiroteado, una madre que murió con sus niños al desplomarse la barraca. También es fácil encontrar las alegorías de la muerte. La más común, la falta de esperanza.

Quizás usted se sobrecoja al leerme. Pues sepa que el convidado sobre la piedra también (y creyó que el barbudo marino era un espíritu). ¿Cómo esquivar la palabra-dardo que desde las profundidades del tiempo nos lanza aquel anciano marinero?: «Y todos muertos yacían: / y un mil repugnantes cosas / seguían viviendo; y yo también vivía». ¡Cómo no evanescerme también al relatar mi íntimo/ínfimo viaje por un mar circular!

Como el protagonista de la balada regreso a casa, pero ciertamente no soy el mismo. Algo cambia cada vez que cruzo la brumosa inexistencia de ese infierno sin coordenadas en el tiempo y en el espacio. Y me pregunto: ¿quién permitió esto?, ¿quién mató al Albatros?, ¿quién animó la Vida-en-Muerte? Como en el poema de Coleridge, Muerte y Vida-en-Muerte se juegan a los dados la tripulación de aquel inframundo. A ratos gana una, a tiempo gana la otra. Yo intento hacer el periplo como el anciano marinero, y también he sido condenado a contar mi historia. Quizás yo sea un fantasma que relata su queja. Y quizás usted sea el asustado convidado sobre la piedra.

NOTA: Evaristo Carrión es un heterónimo de Jerónimo Alayón Gómez.

Anuncios

2 Replies to “Vida-en-Muerte”

  1. queridísimo; cada vez que leo algo que viene de ti, tengo que recorrer al diccionario varias veces, eso no se si lo tomo como que soy un bruto, con todas las letras o falta de costumbre de leer cosas buenas, oye panal , en toda mi vida casi 100 % de lo que he leído son libros ténicos , pero me gusta leerte…jajajajaja…fide

    Le gusta a 1 persona

  2. Primo, debo decir que cada vez que leo una nueva entrada en tu blog, es un placer. En un mundo donde la brevedad pareciera que es la norma, y donde debemos expresarnos solo en 140 caracteres, leer tus entradas son el mejor remedio y una necesaria reconciliación con el buen uso del castellano.

    En cuanto al contenido, te entiendo. Yo no me explico como la gente puede ser indiferente a lo que les rodea, siempre argumentando que como “no les afecta” pues “no está pasando”. Es necesario que la sociedad abra los ojos y se de cuenta que existe todo un inframundo donde hay gente que se juega la vida todos los días no porque hagan un trabajo peligroso, si no porque no tienen ni los más mínimos beneficios sociales. Es como aquella frase de querer tapar el sol con un dedo, eso no va a hacer que el problema desaparezca. Está en todos nosotros abrir los ojos y trabajar juntos en buscar una solución.

    Mientras tanto, lamentablemente, habrán aquellos que como el convidado sobre la piedra, se sorprenderán y se asustarán con lo que le cuentas. Y muy probablemente al día siguiente ya se les habrá olvidado.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.