Disponible «Las alas del escorpión»

Tapa 2

Queridos lectores:

Luego de siete años de trabajo en este libro, hoy finalmente lo damos a la estampa, en formato Kindle y en papel, bajo mi heterónimo Kornelius Dekker.

Comencé su escritura por allá, en julio de 2008, con la ilusión de enviar aquel primer relato, El último tren, al Concurso Internacional Juan Rulfo, en Francia. Y voilà, el cuento quedó finalista entre casi seis mil relatos que participaban. Luego escribí nueve cuentos hasta completar diez, pero en el proceso de corrección, que es donde radica verdaderamente la escritura, se redujo el conjunto a nueve relatos, que son los que se ofrecen hoy al lector.

Las alas del escorpión es un libro en el que he gastado mucho esfuerzo. Tratándose de un libro de relatos donde exploro la psicología de las víctimas y los victimarios durante el nazismo, la investigación histórica era un eje fundamental para dar soporte verosímil a la ficción.

Adentrarse en las entrañas del horror no ha sido fácil, pero el esfuerzo bien ha valido la pena. No es posible comprender el horror sin correr el riesgo de legitimarlo, de darle una carta de ciudadanía para que se acomode al centro de la civilización, como una categoría más de la barbarie sometida a intelección.

Este es también un libro en el que quise explorar la escritura de diversas técnicas narrativas. No me limité a un solo modo de narrar. De allí que quizás surja alguna dificultad para lectores acostumbrados a un solo ritmo narrativo en un libro de relatos. El lector, por ejemplo, se topará con un relato bastante sencillo y lineal como El gorrión caído del nido, y a renglón seguido se enfrentará a otro texto como Los hijos del rastro en el agua, sin narrador, hilado solo por el flujo de conciencia de los protagonistas.

Espero que este libro sea de grata lectura para ustedes, queridos lectores de mi blog. Reproduce él una mínima expresión de días fatales que vivieron nuestros antepasados. Yo mismo, sin ser descendiente de judíos, tengo tíos abuelos gaseados en Buchenwald. Eso nos dice que nadie está a salvo del horror. Por ello conviene voltear a verlo una vez más, no sea que olvidemos reconocer su infancia en los días que nos toca vivir.

Con afecto,

Jerónimo Alayón Gómez

Caracas, 31 de agosto de 2015.

Anuncios

4 pensamientos en “Disponible «Las alas del escorpión»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s