Archivo de la etiqueta: Crítica

Crítica literaria de Jerónimo Alayón Gómez

Un poema de Cinzia Ricciuti

Quiero ofrecerles hoy un hermoso poema de Cinzia Ricciuti, una amiga con quien comparto poesía y la angustia de un país que se deshilacha. Más abajo les dejo el correo en el que le comentaba a Cinzia mi lectura del poema, y que ella ha considerado, sabiamente, que debía trascender el silencio. Les recomiendo ampliamente leer su blog Verdades que asoman.

Poemas en los vidrios

Por Cinzia Ricciuti
music-pink-and-blue

Music, pink and blue – Georgia O’Keeffe

Treinta y cinco años para una nueva bicicleta, menos mal que el tiempo de dios es perfecto, Juno alcanzó a Júpiter, ni los más grandes se escapan, así son los matrimonios, los astrólogos se siguen burlando de los idiotas, sólo los árboles de mango son confiables, Caracas ciudad de loros, Bagdad no es una ciudad, yo te respeto tú me matas, un discurso de Héctor a los Troyanos diciendo que no permitirá a los Aqueos que perturben la cotidianidad, Priamo ya tiene la solucion en el llanto, la barriga del caballo de madera se contrae en su risa de burla, un talkshow con Antígona e Ismene de invitadas, Ismene se lleva todos los aplausos, es la más inteligente, dice el público caníbal superviviente asustado, una náusea tan náusea que te lleva a acercarte al impresentable de Sartre mientras Camus se estampa de nuevo contra el árbol, paraguas vacíos, poemas en los vidrios, ya no hay espejos decentes, Nietzsche se acaricia el bigote pensando “se los dije” en su sanatorio mental, Georgia O’Keeffe pinta su vagina enamorada en forma de flor pero dice que no, que no es su vagina, la Ricciuti repite que le tocó una época pobre, si sigues con la vista gacha nacerán árboles de tu mirada, así es la tierra de fértil, una vez se dijo que no había que usar paraguas, nadie escuchó. Sigue leyendo

Anuncios

«Lenguaje y silencio» de George Steiner

Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumanoLenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano by George Steiner

My rating: 4 of 5 stars


Por Jerónimo Alayón

Lenguaje y silencio de George Steiner es un libro que, a pesar de haber sido escrito en la década de 1960, mantiene una vigencia extraordinaria en sus planteamientos. Steiner gira en torno de la decadencia del lenguaje cuando este es manipulado por quienes detentan el poder, y para ello se afinca no en su vivencia de la Shoá, puesto que él logró huir con su familia poco antes de ser alcanzados por la invasión nazi a Francia, sino en su interpretación de la misma como judío que la piensa en la distancia. Pese a ello, las reflexiones no son ni distantes ni desentendidas. Por el contrario, la contundencia de sus afirmaciones recuerda a Primo Levi, por ejemplo.

De entre los ensayos del libro, «Posdata» tiene la peculiaridad de ser aquel en el que su autor expone su intimidad sin la reserva que apreciamos en el resto del libro. Allí también se hacen ciertas afirmaciones que dan cuenta de la extraordinaria ética de Steiner como filósofo, tanto que pueden considerarse como interpelaciones a quienes también se han dedicado a pensar sobre el horror perpetrado por los nazis. Para muestra valgan este breve extracto:

Sigue leyendo

La pavura de Alejandra Pizarnik

Por Jerónimo Alayón
Para la columna Siglo bisiesto

El poema que no digo,
el que no merezco.
Miedo de ser dos
camino del espejo:
alguien en mí dormido
me come y me bebe.

Alejandra Pizarnik

Parece imposible leer la poesía de Alejandra Pizarnik sin reparar en el tema del miedo. De todas las metáforas que la poeta argentina utilizó para expresar su miedo, aquella con que termina el poema que dedicara a su psicoanalista León Ostrov, titulado «El despertar», es la que más me impresiona.

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo

Su capacidad para construir metáforas surrealistas le valieron las líneas quizás más citadas de las últimas que Julio Cortázar le dedicara: «El poder poético es tuyo, lo sabés, lo sabemos todos los que te leemos». Julio intentaba exorcizar el espectro del suicidio, pero era tarde: Alejandra ya se lo había espetado en una póstuma misiva: «Y he perdido, viejo amigo de tu vieja Alejandra que tiene miedo de todo salvo (ahora, ¡Oh, Julio!) de la locura y de la muerte». Como Ramos Sucre en su penúltima carta a su prima Dolores, Alejandra se había emancipado del miedo a la muerte.

El epistolario de Alejandra Pizarnik asombra por esa mezcla de lucidez y locura. De un lado, su conciencia diáfana: «me asalta y me invade muchas veces la evidencia de mi enfermedad, de mi herida», le escribirá a Ostrov, ya radicada en París. Del otro lado, su miedo es pánico de enloquecer: «La locura, la muerte. Nadja no escribe. Don Quijote, tampoco. Julio, odio a Artaud (mentira) porque no quisiera entender tan sospechosamente bien sus posibilidades de la imposibilidad». Cortázar, Ostrov, Biagioni, Altschul, Arias, Squirru, Bordelois y tantos más se hacen confidentes de su miedo.

Sigue leyendo