Archivo de la etiqueta: Poesía

Poemas escritos por Jerónimo Alayón Gómez y sus heterónimos.

Presagio

Por Kornelius Dekker

Y desde allí divisará mi espíritu el ambiguo deslumbramiento de la verdad inalcanzable.

José A. Ramos Sucre

laberinto de espejos

Escribo desde la sombra del mar/ las galerías de espejos se bifurcan aquí/ espejos que devoran mi nombre/ y las paredes mutan su piel mientras escribo el símbolo de mi muerte

Cada caverna tiene su voz/ juntas convocarían jaurías/ solo aspiro a distanciar la voz y la revelación sin descoyuntarlas/ posponer la manifestación del sentido hasta que la tarde sorprenda a la vida

No sé si tú vendrás para entonces/ cuando las aves de la tarde pronuncien mi nombre/ tú sabes la hora fingida por el reloj

¿Cuánto tiempo podré viajar al límite de la demencia sin suscitar el cautiverio? Las voces reclamarán para mí signos que no existen

– – – – – – – – – –

Dekker, K. y Alayón, J. (2015). Evanescencia. Caracas: Ediciones del Círculo de Akanthos, p. 19. Disponible en https://www.amazon.com/dp/1511506776/
NOTA: Kornelius Dekker es un heterónimo de Jerónimo Alayón Gómez.
Anuncios

Mi nombre

Por Kornelius Dekker

Quisiera ser un número
y no una palabra.

Natasha Tiniacos

escaleras

Esta noche me cuesta decir mi nombre/ está escrito con letras de tu nombre

Tú vienes de tu nombre al mío con la paciencia con que vuelve un siglo bisiesto/ tu tiempo acusa la herrumbre de mi tiempo/ tu nombre es mi nombre sin la culpa/ sin el arrecife/ sin el abismo que se abraza a su eternidad en el espejo

Un hombre es exactamente eso/ un nombre/ lo demás son atributos del tiempo

– – – – – – – – – –

Dekker, K. y Alayón, J. (2015). Evanescencia. Caracas: Ediciones del Círculo de Akanthos, p. 42.

Disponible en Kindle y papel en  45

Atrás del viento del arrecife

Por Kornelius Dekker

¡Es el viento y nada más!

 Edgar Allan Poe

Tempestad. Eliseo Meinfrén Roig

Tempestad. Óleo sobre lienzo. Eliseo Meifrén Roig (1888)

Atrás del viento del arrecife hay otros vientos/ innombrables

La memoria hay que vaciarla en un vaso/ dijiste/ y supe que me ofrecías la eternidad del espejo/ atrás del viento del arrecife solo se muere de lejanía/ me advertiste/ y me marché

Siempre habrá una cicatriz en el espejo/ recuérdalo/ las palabras apenas son astillas de ese espejo/ y el silencio también

Yo solo sé de tumultos en la puerta de mis poemas/ de voces que me reclaman para sí/ de otros vientos atrás del viento del arrecife

– – – – – – – – – –

Dekker, K. y Alayón, J. (2015). Evanescencia. Caracas: Ediciones del Círculo de Akanthos, p. 56.

Disponible en Kindle y papel en  45